caminos de ronda cerca de barcelona

Caminos de Ronda cerca de Barcelona

Hay caminos de ronda cerca de Barcelona que te dejarán con la boca abierta, tanto si habitas en la provincia como si vienes de turismo. Por la sorpresa que causan y por la belleza que producen sus vistas al mar, se trata de un plan muy recomendable para una o dos jornadas. En este post te contamos qué son y por dónde se extienden, con especial mención al tramo que discurre entre Sitges y Vilanova i la Geltrú.

Caminos de Ronda cerca de Barcelona: qué son

Tanto si eres un excursionista experto como si solo paseas por la naturaleza de vez en cuando, una propuesta inmejorable son los caminos de ronda cerca de Barcelona. Así se llama a los pequeños senderos que discurren paralelos al mar, atravesando los hermosos acantilados de la costa catalana. En esta provincia lo hacen por la comarca del Garraf, pero también pasan la de Tarragona y la de Girona, clasificado todo ello como GR-92.

Su nombre recuerda la función original de antaño: estos caminos eran recorridos por los guardas para vigilar que ninguna embarcación realizara actividades de contrabando, sin pagar los preceptivos impuestos de aduana. Y si el plan ilegal tenía éxito, estos mismos senderos eran las vías utilizadas por los propios contrabandistas para introducir sus mercancías.

Con los años cayeron en desuso y durante un tiempo eran solo usados para el esporádico rescate de náufragos o como vías de tránsito para los rebaños. Pero reúnen las condiciones propicias para que en la actualidad sean transitados con otro objetivo: estos caminos de ronda cerca de Barcelona son el paraíso de senderistas con poca experiencia, fans de la fotografía y amantes de la naturaleza en general, pues ofrecen panorámicas espectaculares de la línea de costa.

El difícil acceso en coche a muchos de sus tramos propicia, además, que se respire paz y tranquilidad que en ellos, con el único sonido de la brisa marina, las olas rompiendo en los acantilados y algún que otro tren circulando por las vías.

El tramo (o tramos) de Sitges-Vilanova i la Geltrú

Sitges tiene la suerte de contar en su término municipal con uno de estos senderos, por lo que nuestra ciudad es ideal para quienes buscan caminos de ronda cerca de Barcelona. En concreto, unos 9 kilómetros desde el núcleo de población de Garraf hasta Sitges y algo más hasta su destino final, Vilanova i la Geltrù. En total, unos 24 kilómetros con contrastes de paisajes y unas privilegiadas vistas al mar en todo momento.

Si comienzas la ruta desde Garraf, puedes emplear el coche o bien el tren para llegar al inicio. Este primer tramo hasta Sitges es el más accidentado, con ascensos y descensos acusados, pero también es el que ofrece mayor riqueza vegetal, no exenta de zonas de roca pelada.

Uno de los grandes alicientes de la ruta está precisamente en este primer tramo: la ermita de la Trinidad, un pequeño templo de aire popular y gusto modernista en su característica fachada rocosa. Desde aquí se disfruta de unas magníficas vistas panorámicas de la costa, aunque te recomendamos sacar tu cámara en un punto algo más elevado, donde nada se interponga entre el mar y tú. De esa manera, y si el día es claro, conseguirás ver desde el Delta de Llobregat hasta el cabo de Salou.

En cambio, el tramo que va desde Sitges a Vilanova i la Geltrú es bastante más sencillo porque tiene menos desnivel, pero también ofrece el atractivo de divisar constantemente la línea de costa, en especial las diferentes playas y calas que se van sucediendo. Punta Grossa, Punta de la Desenrocada o Punta Llarga son algunos ejemplos, con miradores privilegiados para descubrir el aspecto característico que adopta el litoral en la comarca del Garraf.

Conviene indicar que es una ruta de dificultad moderada en cuanto al tipo de firme y el desnivel: no tiene subidas exigentes y el sendero se camina fácilmente con unas zapatillas de trekking. Sin embargo, sí has de tener en cuenta su longitud. Los 24 km indicados son solo de ida, por lo que una ruta de ida y vuelta conlleva 48 km, que puede ser demasiado duro para alguien no experimentado.

Por ello, una interesante opción es hacerlo en dos días, sobre todo si estabas buscando un camino de ronda cerca de Barcelona por vivir en el área metropolitana de la capital. De esta manera, una propuesta interesante es comenzar en Vilanova i la Geltrù y hacer noche en Sitges. Esta ciudad cuenta con una rica oferta hotelera, como es el caso del Hotel Calipolis, así como rincones con gran belleza, como el casco antiguo en el que destacan la plaça del Baluard y su parroquia de Sant Bartomeu i Santa Tecla.

Y si te alojas en nuestro hotel y quieres hacer otras rutas de senderismo, te recomendamos echar un vistazo a nuestro post sobre dónde practicar senderismo en Sitges, donde te damos algunas claves para caminar por la naturaleza en el Parc del Garraf.

Deja un comentario

*

*

Next ArticleExcursiones en tren desde Barcelona