Rutinas saludables confinamiento

Rutinas saludables para el confinamiento

Sabemos que hacer deporte al aire libre o simplemente dar un paseo en un entorno agradable es la mejor manera de sentirse activo. Y en el Hotel Calipolis lo vemos a diario: muchos turistas que nos visitan aprovechan para caminar por la orilla de la playa, recorrer en bici el Passeig Marítim o incluso participar en competiciones deportivas, como la Mitja Marató, en cuya organización colaboramos oficialmente. Pero confinamiento no es sinónimo de sedentarismo, ni mucho menos. Este periodo excepcional y transitorio no puede ser una excusa para no hacer nada. Por ello, hemos hecho este post para que no pierdas la forma antes de tu próximo viaje a Sitges.

Consejos para tu rutina saludable

1. No abandonar nuestros hábitos

El primer consejo que recuerdan todos los expertos acerca de las rutinas saludables es, precisamente, no abandonar la que ya teníamos. Conviene levantarse y acostarse a la misma hora, comer con los mismos horarios y las mismas veces, sin picar entre horas, y mantener cierta actividad con la misma frecuencia que antes, algo que te contaremos en el siguiente apartado. Mención especial merece el descanso nocturno: aunque sea más difícil conciliar el sueño en este tiempo, hemos de dedicar las horas suficientes a ello, como hasta ahora.

2. Levantarse al menos una vez cada hora

Permanecer largos ratos sentados es una tentación durante este periodo de confinamiento. Por eso, trata de levantarte una o dos veces cada hora para estirar las piernas: puedes ir a la cocina a beber agua, salir a la ventana o al balcón (obligatorio hacerlo a las 20.00 para aplaudir a nuestros sanitarios), visitar a otros familiares en sus habitaciones, etc.

3. Encarar las tareas domésticas como actividad física

Por otro lado, te sorprendería saber el número de calorías que se pueden quemar con las tareas domésticas. Así que esta es una buena ocasión para poner bonita tu casa. Algunas de las más activas son retirar el polvo, fregar el suelo, pasar la mopa, limpiar los cristales o planchar y colocar la ropa después. Por supuesto, si tienes jardín, escalas a un nivel superior de posibilidades: cortar el césped, quitar la mala hierba o cortar leña te llegarán incluso a agotar. Y si te propones hacer todas estas tareas a un ritmo más alto que el habitual, notarás las diferencia. Pero ojo, rapidez no significa ni prisas ni agobios ni atropellamiento.

4. Anímate con el bricolaje

En línea con lo expuesto, el bricolaje también puede proporcionarte cierto nivel de actividad, sobre todo si optas por el ‘modo manual’: cortar con serrucho un tablón de madera, montar una estantería o empapelar una pared siempre será más provechoso que pasar la tarde en el sofá.

Ejercicios para tu rutina en casa

Como decíamos, tu rutina en estos días debe relativamente similar a la que llevabas fuera. Y si eso implicaba hacer algún tipo de deporte (sería lo recomendable), tendrás que mantenerlo en casa con la misma frecuencia y lo más parecido posible. Por ejemplo, si ibas tres veces a la semana al gimnasio y allí trabajabas la bicicleta estática y las máquinas de musculación, tendrás que dedicar el mismo tiempo a ejercicios que trabajen los mismos grupos musculares, por ejemplo mediante saltos con comba o levantamiento de mancuernas.

Si tu deporte en el gimnasio era el fitness, no tienes excusa: en YouTube encontrarás infinidad de monitores que cuelgan sus vídeos con rutinas para todos los niveles y con ejercicios de lo más variado: sentadillas, abdominales, step y mucho más. Y si tu ejercicio consistía en salir a pasear, puedes diseñar buen un recorrido por tu propia casa, despejando obstáculos.

En este punto, te recordamos que las pulseras de actividad pueden ser buenas aliadas en muchos de los aspectos que hemos tratado. Por ejemplo, para controlar las horas de sueño, pero también para alertarte contra el sedentarismo, pues cuando notan que has pasado 60 minutos en el asiento o sofá, te lo notifican. Y la función de podómetro o contador de kilómetros te servirá para saber si la caminata que haces por casa es equiparable a la que hacías fuera.

Por último, como recuerda la OMS, no podemos olvidarnos de la salud mental en este periodo. A nadie se le escapa que estamos más sometidos a estrés emocional, por lo que sería recomendable dedicar tiempo diario a relajarnos al 100%. Apagar las malas noticias por un rato, a las que estamos sobreexpuestos en este periodo, y desconectar en silencio o con música relajante. De hecho, este podría ser un buen momento para explorar disciplinas encaminadas a ello, como yoga, pilates o tai-chi, entre otras. También sobre ello encontrarás numerosos canales de YouTube o incluso emisiones online en directo, a las que te puedes sumar para ‘obligarte’.

Todo esto te servirá para mantener la moral alta, lo mismo que pensar que dentro de poco podrás volver a hacerlo al aire libre: en un parque, en la arena de la playa de Sitges o en las montañas del Garraf. Mientras tanto, ¡te esperamos!

Deja un comentario

*

*

Next Article"Sí, a Sitges": la nova campanya de recuperació turística