ruta del vi

Ruta del Vi: Sitges parada obligatoria

El enoturismo es un atractivo en auge en Sitges. Y la mejor prueba de ello es que nuestra ciudad es la etapa final de la llamada Ruta del Vi, un recorrido con mucha historia y sabor que te lleva a visitar las mejores bodegas de la Denominación de Origen Penedès. A ella dedicamos este post, con especial mención a la propuesta de Sitges, pero sin olvidar las otras paradas obligatorias y cercanas, que harán las delicias de los paladares más exquisitos.

La Ruta del Vi, inspirada en romanos y americanos

La Ruta del Vi, que también recibe el nombre de Carretera del Vi, es un proyecto inspirado en los Wine Roads norteamericanos: recorridos largos, de decenas de kilómetros o más, en los que se visitan bodegas con una cierta afinidad entre sí. Surgió a finales del siglo XX en el condado de Sonoma, en el estado de California, pero su idea se ha extendido por el mundo.

Y como no podía ser de otra manera, esa idea ha llegado hasta Catalunya. Y en la provincia de Barcelona, esta Ruta del Vi se inspira precisamente en otra mucho más antigua: la que se desarrollaba en tiempos de los romanos. Movidos por sus posibilidades comerciales, los pobladores de las tierras del Penedès ya cultivaban sus viñedos varios siglos antes de Cristo y su producto se transportaba hasta los puertos del Garraf para posteriormente ser exportada.

Sumando ambas ideas, el resultado es la Carretera del Vi o Ruta del Vi, un itinerario enoturístico de unos 40 kilómetros, tomando como eje las carreteras BP 2121, C-15 y C-15B. En total, 13 bodegas repartidas por 7 municipios: Sant Martí Sarroca, desde donde comienza este recorrido, Pacs del Penedès, Vilafranca del Penedès, Sant Miquel d’Olèrdola, Canyelles, Sant Pere de Ribes y nuestra ciudad, Sitges, donde finaliza la ruta. Los ayuntamientos de todos estos municipios colaboran en esta original iniciativa.

Las 13 bodegas que componen la ruta son, por orden alfabético: Bodegas Torre del Veguer (Sant Pere de Ribes), Bodegues Pinord (Vilafranca del Penedès), Cava & Hotel MasTinell (Vilafranca del Penedès), Família Torres (Pacs del Penedès), Colet Clàssic Penedès (Pacs del Penedès), Finca Viladellops (Sant Miquel d’Olèrdola), Hospital de Sitges (Sitges), La Xamada (Pacs del Penedès), Mas Bertran (Sant Martí Sarroca), Parés Baltà (Pacs del Penedès), Puig Batet (Sant Pere de Ribes), Rovellats (Sant Martí Sarroca) y Torreblanca (Sant Miquel d’Olèrdola). Canyelles no cuenta con ninguna bodega bajo el paraguas de esta ruta, pero se introduce en el recorrido por su encanto rural y su paisaje clásico de viñedos.

Etapas de la ruta

La Ruta del Vi se puede realizar por libre o con la ayuda de profesionales, desde su comienzo hasta su final o al revés, en un mismo día o repartida en varias jornadas. Dado que una de las bodegas de esta Carretera está muy cerca del Hotel Calipolis, comenzamos por ella y te damos indicaciones del resto de bodegas desde las más cercanas hasta las más lejanas.

Hospital de Sitges

La marca Hospital de Sitges está inseparablemente ligada al Hospital Sant Joan Baptista y se trata de la bodega con más solera de la Vila, pues hunde sus raíces en el siglo XIX. Además, su ubicación es de lo más original: la bodega sigue estando bajo el suelo de esta institución hospitalaria, ubicada en el casco urbano de Sitges y heredera de la producción del malvasía por expreso deseo de la familia Llopis i Casades. El edificio, por otra parte, es una joya modernista de la ciudad que sirve de marco incomparable para la bodega. Se organizan visitas guiadas durante todo el año, para lo que resulta necesario contactar directamente con la institución.

Bodegas de Sant Pere de Ribes

Sant Pere de Ribes cuenta con dos bodegas en esta ruta y están muy cerca de Sitges. Hablamos de Torre del Veguer y de Puig-Batet, donde se organizan visitas guiadas a sus instalaciones bajo petición. El malvasía y el muscat del primero, y el Xic y el Petit Roc del segundo, son algunas de las posibilidades que ofrecen ambos productores.

El resto de bodegas

Sant Miquel d’Olèrdola suma dos bodegas a la lista. Torreblanca es un pequeño negocio familiar, donde también se elaboran cavas y se organizan eventos privados: empresas, bodas, etc. Finca Viladellops se fundó a finales del siglo XIX y elaboró vino a granel hasta finales del siglo XX, momento en el que apostó por una producción más moderna y por las variedades autóctonas, principalmente xarel·lo y garnacha.

Vilafranca del Penedès es la población más grande de esta ruta y ofrece dos bodegas. Cava & Hotel Mastinell destaca por su vino de calidad pero también por su espectacular arquitectura contemporánea. Pinord, por su parte, muestra una apuesta firme por la producción tradicional y la agricultura ecológica.

Y para concluir, Pacs del Penedès suma tres bodegas, las mismas que Sant Martí Sarroca, en cuyas instalaciones se pueden degustar también otros caldos, como brandys o cavas.

Si eres un amante de la enología no puedes perderte esta ruta. Alójate en el Hotel Calipolis y empieza la etapa con buen pie. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

*

*

Next ArticleSitges en Navidad 2018