iglesias sitges

Las 5 Iglesias de Sitges que no puedes perderte

¿Sabías que las iglesias de Sitges son una de las mejores sorpresas que se llevan los turistas durante su viaje a esta ciudad? Las cinco que recogemos en este post tienen interés desde diferentes puntos de vista, así que son de visita obligada si vas a venir unos días y quieres adentrarte en la religión, la cultura y el arte sitgetanos.

Parroquia de Sant Bartomeu i Santa Tecla: todo un icono

Cuando un viajero piensa en Sitges, la primera imagen que le viene a la mente es una panorámica de las playas de la ciudad, en la que sobresale la parroquia de Sant Bartomeu i Santa Tecla. Una panorámica que, por cierto, puedes disfrutar desde las habitaciones con vistas al mar del Hotel Calipolis, con el templo perfectamente visible en la distancia desde la terraza.

Por ello, bien se puede decir que es la más famosa de las iglesias de Sitges. A ello contribuye también la importancia de los santos a los que está dedicada: Sant Bartomeu y Santa Tecla son los patrones oficiales de la Vila y en su honor se celebran la Festa Major y la Festa Major ‘Petita’, a finales de verano y principios de otoño, respectivamente. Además,  arquitectónicamente destaca por ser el mejor monumento barroco de la ciudad, erigido principalmente en el siglo XVII, aunque sobre los cimientos de otro del XIV. En su fachada destacan sus torres asimétricas, especialmente la del ‘comunidor’, de aspecto más monumental. Sin duda, es el fondo perfecto para las fotografías de boda que, cada fin de semana, realizan aquí muchos recién casados.

En el interior, vale la pena detenerse en sus numerosos retablos, algunos de ellos con obras de arte con varios siglos a sus espaldas. Además, su órgano, de finales del s.XVII, es toda una reliquia que, por suerte, sigue muy viva, pues de vez en cuando se organizan conciertos con este instrumento como protagonista.

iglesias en sitges

Ermita de Sant Sebastià: una iglesia… y mucho más

Otra de las iglesias de Sitges que podrás descubrir fácilmente durante tu viaje es la ermita de Sant Sebastià. Se encuentra a escasos 10 minutos a pie desde nuestro hotel, muy cerca de la siempre concurrida playa de Sant Sebastià. A nivel arquitectónico, destaca por su sobriedad, pese a que se trata de un templo muy vivo a nivel cultural. De hecho, con frecuencia, se organizan conciertos de música, no solo religiosa: además de sus tradicionales conciertos de Navidad, este templo ha acogido actuaciones del Mediterranean Guitar Festival, por ejemplo.

Y mención muy especial merece uno de los espacios de su conjunto: el cementerio, que forma parte de la Ruta Europea de los Cementerios, reconocida por el Consejo de Europa. La bendición de este camposanto se remonta a los inicios del siglo XIX. La quietud y la paz que se respiran en él lo convierten en un atractivo para los amantes de este tipo de lugares. Su momento álgido lo alcanza en Tots Sants, cuando se organizan visitas guiadas entre las tumbas más monumentales. 

Santuari del Vinyet, la más sitgetana de las iglesias de Sitges

Aunque parezca una redundancia, tiene sentido decir que el Santuari del Vinyet es la más sitgetana de las iglesias de Sitges: en su interior se custodia la escultura de la patrona ‘popular’ de la ciudad, Nuestra Señora del Vinyet. Según la tradición, fue un labriego en época medieval quien la encontró mientras trabajaba estos terrenos, lo que explicaría que, por un golpe de azada, la Virgen perdiera una de sus manos. La prueba de la devoción hacia ella es que muchas niñas sitgetanas se bautizan cada año con su nombre. Y como reconocimiento a ello, durante las fiestas de la Mare de Déu del Vinyet, el 5 de agosto, reciben un homenaje junto al templo. Por lo que respecta a la construcción, se trata de un elegante templo del siglo XVIII, con fachada neoclásica del XIX, época en la que también se acometieron otras reformas.

iglesias sitges

Ermita de la Trinitat: una joya escondida

La ermita de la Trinitat es la más pequeña de estas iglesias de Sitges, pero su interés es muy grande. Su ubicación retirada y elevada, entre Sitges y Garraf, brinda a sus visitantes unas preciosas vistas panorámicas de la costa. La construcción en sí también llama poderosamente la atención por singularidad: sobre este templo de los siglos XVII y XVIII, se dispuso una fachada modernista en el siglo XIX que le da un aspecto de ‘cuento de hadas’. 

Capilla del Hospital de Sant Joan Baptista, un guiño al pasado

El Hospital de Sant Joan Baptista es un recinto único en la ciudad y, a pesar de su nombre, no se trata de un centro sanitario. Su bello conjunto alberga una residencia y una bodega con su viñedo urbano y su centro de interpretación del vino local, la malvasía. Pero aún conserva una capilla, el mejor recuerdo de la que tenía este hospital religioso del siglo XIV. La actual, bendecida y en funcionamiento como iglesia, tiene un aire neorrománico en total sintonía con el entorno, además de un bonito altar del siglo XVI.

Deja un comentario

*

*

Next Article10 actividades en Sitges: experiencias únicas de la ciudad