casco antiguo sitges

Casco antiguo de Sitges: un rincón con encanto mediterráneo

El casco antiguo de Sitges es un lugar cargado de simbolismo. Se sitúa en torno al pequeño promontorio llamado Cerro de la Punta, donde en época romana ya había un núcleo poblacional, cuya actividad se basaba en el intercambio de productos entre el Penedés y el Mediterráneo romano. Y en época medieval estuvo amurallado, conservando todavía algún pequeño vestigio de dicha fortaleza. En este post te damos algunas pinceladas de lo que podrás encontrar en este barrio cargado de historia, al que puedes llegar a pie alojándote en el Hotel Calipolis

Casco antiguo de Sitges: una visita obligada

El casco antiguo de Sitges es una visita obligada porque aquí se encuentran algunos de los monumentos más importantes de la ciudad. Por supuesto, la parroquia de Sant Bartomeu i Santa Tecla, situado sobre el Cerro de la Punta. Este enclave de belleza incomparable es también el punto de partida del Passeig de la Ribera y Passeig Marítim, al que hacíamos referencia en un post anterior. Desde la pequeña plaza que se abre en su fachada principal se disfruta de unas estupendas vistas al Mar Mediterráneo y se comprende por qué fue un lugar predilecto en época romana y el bastión defensivo durante la Edad Media.

Resultado de imagen de passeig maritim sitges

En las calles aledañas a la parroquia se encuentran algunos de los rincones con mayor encanto del casco antiguo de Sitges, que nos hacen retrotraer la memoria al pasado histórico de la Vila. Por ejemplo, en la Plaça de l’Ajuntament se encontraba el castillo, sustituido hoy por la sede principal del consistorio. Pero las calles que más nos evocan la pequeña villa amurallada de siglos pasados son el carrer de la Davallada y el carrer de Fonollar, con sus intrincados recovecos y sus palacios de época. Además, aquí se levantan algunos de los museos imprescindibles de la ciudad, como son el Museo Cau Ferrat, la Casa Bacardí o el Maricel. Sus edificios muestran estilos diferentes entre sí, desde el modernismo local al eclecticismo historicista, pasando por la arquitectura del hierro propia de los mercados de abastos. Y todos se integran a la perfección en el barrio más antiguo de la ciudad, hasta donde también llega el olor a mar que le da un mayor encanto.

Resultado de imagen de casco antiguo sitges

Alejándonos de la Plaça de l’Ajuntament encontramos otros rincones pertenecientes al casco histórico, donde conviven edificios modernos con otros más singulares. Por ejemplo, en la zona del Cap de la Vila, y más concretamente en el de Angel Vidal 10, donde se ubica el famoso Pati Blau, inspiración para Santiago Rusiñol y ejemplo de los patios de aire mediterráneo que todavía hoy se conservan en la zona. Además, en el carrer Major surgen recodos que solo se pueden encontrar en cascos antiguos como este. El el caso del comienzo de las calles Mossèn Félix Clará y de la Carreta.

Un lugar en el que vivir Sitges

Pero por encima de todo, el casco antiguo de Sitges es un buen lugar para vivir esta ciudad, para sentir su latido cotidiano y disfrutar de su belleza cuando se pone especialmente guapa. Por ejemplo, cuando se celebra el Corpus Christi, una de las celebraciones más populares de la Vila. La Plaça de l’Ajuntament suele ser uno de los epicentros de la celebración, decorada con alfombras florales, al igual que las calles de su entorno.

Resultado de imagen de plaça ajuntament sitges

Otro motivo que te traerá al casco antiguo de Sitges es su carácter comercial. Más allá de su belleza, las principales calles del barrio antiguo están repletas de tiendas de todo tipo: desde boutiques de moda a tiendas artículos de souvenirs, pasando por locales de artesanía y oficinas con servicios de utilidad, como bancos o farmacias. El centro neurálgico en este sentido es el Cap de la Vila, así como las calles que parten de esta plaza: Angel Vila, Major, Jesus o Parelladas.

Una animación diurna que, además, se mantiene al caer la tarde, pues en la zona en torno al Cap de la Vila existen numerosos cafés, bares, restaurantes y pubs, que se nutren de un público jóven y con ganas de pasárselo bien: en las pequeñas terrazas en época estival y en su interior con luces de neón todo el año. De hecho, desde el Cap de la Vila parten las rúas del Carnaval, otra de las fiestas más famosas que se celebran aquí, y tienen lugar otros muchos eventos del calendario festivo de la ciudad. 

Por todas estas razones, te interesará alojarte cerca del casco antiguo de Sitges y si, además, quieres estar frente al mar, entonces el Hotel Calipolis es tu mejor opción.

Deja un comentario

*

*

Next ArticleFiestas del Vinyet de Sitges en 2019