Actividades con niños en casa

Actividades con niños para hacer en casa y pasar la cuarentena

El Covid-19 ha cambiado nuestras vidas. Nuestro ritmo, nuestras rutinas, nuestra forma de ver el mundo y nuestras relaciones interpersonales. Por desgracia, nos hemos distanciado temporalmente de la gente, entre la que hay muchos seres queridos. Pero en contrapartida, nos hemos acercado más a otras, las más preciadas: los hijos. Ya aprendimos hace una década, con la crisis de 2008, que ese término significa ‘oportunidad’ en griego. Por tanto, podemos concebir esta crisis sanitaria como una oportunidad para dedicar el tiempo que se merece la familia y en especial, los más pequeños.

Por ello, en este post hemos querido lanzar algunas propuestas sobre actividades que puedes hacer con niños en casa mientras pasáis la cuarentena. Y como el Hotel Calipolis pertenece a un sector, el turismo, muy golpeado por esta situación, algunas de ellas están relacionadas con los viajes. Para que no te olvides de que, cuando todo esto pase, volveremos a abrir las puertas para ser tu segunda casa. ¿Te animas a descubrirlas y ponerlas en práctica?

Viajar… sin salir de casa

1. Un día de playa, desde el salón

Empecemos por propuestas para las familias con hijos pequeños, que son los que más atención necesitan y a los que hay que ‘dar un empujón’ en lo que a entretenimiento se refiere. Desde que empiezan a ser autónomos y se lanzan al juego simbólico, una de las actividades que más les gusta es el cambio de imagen. Si por ellos fuera, ¡todos los días serían Carnaval o Halloween! Así que se lo pasarán en grande jugando, por ejemplo, a un día de playa. Imaginad que vuestra casa es Sitges, que el balcón da directamente al mar (como ocurre con nuestras habitaciones) y que el salón es una gran playa, con el sofá como tumbona. Tus hijos se divertirán poniéndose el bañador y las chanclas, extendiendo la toalla por el suelo y simulando que están en un día del mes de julio. ¡La imaginación, que no falte!

2. Comentar lecturas y cuentos de aventura

Otra idea es la de las lecturas comentadas sobre cuentos o libros de viaje. Si tus hijos están en el ciclo de Educación Infantil o incluso en los primeros años de Primaria, seguramente lean cuentos en grupo y después hagan asambleas sobre lo leído. Por ello, puedes programar un momento al día en el que, al menos con la mente, habléis y viajéis a destinos lejanos y fascinantes.

3. Juegos de mesa con los que recorrer mundo

Si tus hijos ya no son tan pequeños, podéis desempolvar los juegos de mesa del armario, algunos de los cuales están relacionados con los viajes. O bien comprarlos por Internet, puesto que el servicio de mensajería sigue funcionando con el estado de alarma. Por ello, aquí van algunos títulos que pueden ser interesantes en este sentido: Los viajes de Marco Polo, La vuelta al Mundo en 80 días, Buen viaje, Aventureros al tren o Muerte en el Orient Express.

4. Siempre nos quedarán los recuerdos

Y la última de las actividades relacionadas con los viajes es, precisamente, recordarlos. Seguro que no habéis tenido tiempo de ver en familia las miles de fotos que habéis realizado durante vacaciones pasadas. Pues bien: ahora es el momento. Agrúpalas en una carpeta (o en varias, una por cada viaje) y reprodúcelas en modo musical en tu Smart TV. ¡No se os borrará la sonrisa de la cara!

Juegos y entretenimientos de toda la vida

Lo sabemos: tus hijos, a pesar de todo, ‘tirarán de pantallas’. Es inevitable, es parte inherente de su generación: tablets, smartphones, videoconsolas… Pero la idea es precisamente que las usen con cabeza y por tiempo limitado. Así que, como alternativa, este es un buen momento para enseñar a tus hijos con qué os divirtáis de pequeños. Juegos en modo analógico, que te trasladarán a tu añorada infancia y en los que, además, se trabaja la motricidad fina.

Por ejemplo, la papiroflexia. ¡YouTube (hagamos una excepción) está lleno de ideas creativas, con su correspondiente tutorial! Por supuesto, esto es extensible a cualquier otra manualidad: puzzles con cartón reciclado, muñecos con rollos de papel o goma EVA, atrapasueños con hilos y un interminable etcétera.

Este es también un buen momento para recuperar las chapas, ya sean de carreras o de fútbol. Todo lo necesario lo tienes en casa: además de estas tapas de botella, usarás cinta adhesiva para el circuito o campo, cajas de zapatos para las porterías y garbanzos para los balones. El suelo, además, es una superficie perfecta: lisa y deslizante.

Otra opción es recuperar los juegos de estrategia y de inteligencia. Pero los de toda la vida. El ajedrez, las damas, las cartas o el dominó serán todo un descubrimiento para esta generación tan ‘táctil’.

Y para los momentos en los que necesiten gastar energía, nada mejor que una buena sesión de Zumba para hacer ejercicio y bailar la mismo tiempo. O aprender los pasos de vuestro baile folclórico, que en Catalunya es la sardana, como podréis descubrir si vuestro próximo viaje a Sitges coincide con alguna fiesta tradicional.

Hasta entonces, ¡ánimo y actitud positiva!

Deja un comentario

*

*

Next ArticleRutinas saludables para el confinamiento